viernes, 21 de diciembre de 2007

I Bienal de Arte Joven Patagonia 93

Nota del diario Crónica de Comodoro Rivadavia, referida a la Bienal.
Junto a la obra ganadora


I ra Bienal de Arte Joven de la Patagonia, 1993.
Como siempre me preguntan -“¿Qué es una «Bienal»?”, creo conveniente aclarar que se trata de una especie de concurso, pero superior en categoría y se realiza cada dos años. Existen Bienales a nivel regional, nacional e internacional.
Para participar de la Bienal de arte joven de la Patagonia, previamente se debía concursar por provincias y los ganadores pasaban a la instancia final, que se desarrollaba en la ciudad de Bariloche. Gané en Chubut y pasé a la instancia siguiente. Conseguí viajar como corresponsal del diario para el que trabajaba, ya que la provincia del Chubut sólo le pagaba pasajes a los participantes de los rubros que involucraban su presencia física (teatro, música, etc.)
De la instancia final participaron 500 artistas de la región y La Pampa. Fue un evento muy especial, porque sirvió para que nos conociéramos muchos de los que estábamos trabajando en el rubro. Algunos de los participantes de la “categoría historieta” formaban parte del suplemento que dirigía en un diario local (“El Espejo. De los dibujantes del sur”, del que se publicaron 89 números, entre 1993 y 1994, en el que publicaron cerca de 60 dibujantes) y otros que luego se sumaron al mismo. Uno de ellos, Chelo Candia, editaba la revista “El Sistema” en Allen, Río Negro. Se podría decir que el primer premio en el rubro “historieta” que obtuve en la Bienal, con una historieta ambientada entre el pasado y el presente de Comodoro Rivadavia, fue la confirmación de un camino iniciado pocos años antes en que las temáticas de mis trabajos giraban en torno a temas históricos regionales.